domingo, 28 de febrero de 2010

POST NRO.8- Orden espontáneo

El desarrollo de modelos lineales y euclideanos para explicar la realidad se parece a los zoólogos que intentan descubrir vida animal en la jungla y solamente cuentan con un sismógrafo que no puede detectar otra cosa que las pisadas de los elefantes.



La teoría del caos se sustenta en el concepto de “complejidad” que, para nuestras mentes educadas en la linealidad, sería un camino intermedio entre la certeza y la incertidumbre.


La teoría del caos incorpora una gran cantidad de elementos que utilizamos en nuestras conversaciones diarias. Las palabras “encuentros”, “atractores”, “fractales”, “realimentación”, “turbulencia”, fueron introducidas por los teóricos del caos y luego tomaron estado público. En el ejemplo de la hoja estrujada, la mano que estruja es un “atractor extraño” que genera “turbulencia” y da lugar a un objeto de dimensión “fractal”.


Existe una evidente identidad entre este proceso y un proceso de mercado en el que actúan varias empresas competidoras buscando la generación de rentabilidad. En términos hayekianos, las empresas son entidades de orden creado, pero cuando se mezclan entre sí para competir, dan forma a una entidad de orden increado o espontáneo, que es el mercado, entidad que por la dinámica del caos está sujeta a las leyes de la complejidad, y por lo tanto, se mueve de acuerdo a ciertos atractores, a ciertas turbulencias, a ciertas inestabilidades y a ciertos patrones fractales que, de poder describirse, conformarían lo que llamo el genoma de los mercados.


De acuerdo a la dinámica de los sistemas, el sistema mercado es no lineal (variaciones en una variable generan variaciones no proporcionales en las otras), complejo (está compuesto por gran cantidad de variables), dinámico (sus estados dependen del tiempo) y estocástico (sus estados están sujetos a las leyes de la probabilidad).



No hay comentarios:

Publicar un comentario