jueves, 11 de marzo de 2010

POST NRO.10 Reflexibilidad

Las observaciones de los procesos de mercado en los que actúan varios competidores, dan una idea de que existe algo así como una “inestabilidad propia” intrínseca a cada mercado. Los economistas clásicos siguen pensando que los mercados tienden al equilibrio, y en realidad, la teoría del equilibrio en la economía se basa en una falsa analogía con la física. Los objetos físicos se mueven como se mueven, independientemente de lo que cualquiera piense.

Pero los mercados intentan predecir un futuro que está supeditado a las decisiones que las personas toman en el presente. En vez de limitarse a reflejar pasivamente la realidad, los mercados crean activamente la realidad que, a su vez, están reflejando.


SOROS llama “reflexividad” a esta conexión bidireccional entre las decisiones actuales y los acontecimientos futuros y sostiene que este concepto es más importante para los mercados que el concepto de equilibrio en el que se basa la economía convencional.

De acuerdo con SOROS, el concepto de equilibrio le resulta muy útil a la economía clásica porque le permite concentrarse en el resultado final, en lugar de enfocar el proceso que lleva hasta ese resultado.
La posición aceptada casi universalmente es que los mercados tienen siempre razón, lo que en otras palabras significa que sus precios tienden a anticipar con precisión los futuros desarrollos. Sin embargo, el concepto de reflexibidad indica que los precios son siempre erróneos porque presentan una visión tendenciosa del futuro, pero lo más importante, de acuerdo con la teoría del caos y su concepto de realimentación, es que la distorsión opera en ambos sentidos: no solo los participantes operan con determinadas inclinaciones sino que, además, éstas pueden influir en el curso de los acontecimientos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario