sábado, 5 de junio de 2010

POST. NRO 15. Buenos Competidores.

Michael Porter, el gran teórico de Harvard, estudió el problema de la configuración de un sector industrial, y fijó algunos conceptos al respecto. En primer lugar, se ocupó por primera vez de diferenciar entre “buenos” y “malos competidores”. Es cierto que, hasta Porter, no había prácticamente nada escrito en términos profesionales y académicos sobre la estrategia empresaria, pero hay que reconocerle que fue el primero que dijo que no es correcto mirar a todos los competidores como una amenaza, y que muchos de ellos pueden estar ayudándonos a crecer. Intentar atacar a un buen competidor que nos está ayudando a crecer parece irracional, pero es esto lo que muchos managers hacen hoy en día, convencidos de que están obrando bien y reluctantes a considerar que pueden estar cometiendo un grave error.

¿Cómo define Porter a un buen competidor? Lo hace en términos generales, citando una serie de características necesarias pero no suficientes que pueden verse en la tabla de más abajo. Un competidor que cumpla más o menos con estas características, puede comportarse como un buen competidor. Sin embargo; para poder decir que, en este momento y en este mercado un competidor es bueno o malo, es necesario elevarse, ver todo el escenario y entender la interrelación profunda que existe en ese contexto y en esa coordenada espacio-tiempo entre todos los competidores. Solo así un manager podrá evaluar precisamente los efectos de una estrategia competitiva.
 
Características de un buen competidor:
 
> es creíble y viable
> percibe claramente sus debilidades
> entiende las reglas del juego
> hace supuestos realistas
> conoce sus costos
> tiene una estrategia que refuerza la estructura de la industria
> tiene un foco claro en su target y no tira tiros en todas direcciones
> tiene moderadsa barreras de salida
> tiene objetivos que no nos molestan

No hay comentarios:

Publicar un comentario