jueves, 16 de mayo de 2013

Hayek y el "orden espontáneo"



Frederich Hayek es probablemente el máximo exponente de la llamada Escuela Austríaca de Economía, reconocida dentro del liberalismo por haber desarrollado una teoría de la “acción” económica y no de la “no acción” o “equilibrio económico” que es la base del enfoque neoclásico dominante de casi todas las escuelas de negocios.

Ahora bien, Hayek distingue expresamente entre dos tipos de órdenes: los creados y los espontáneos. Como ejemplo de los primeros Hayek cita a las empresas, a los gobiernos, a las familias, a los ejércitos y a todas aquellas organizaciones que se estructuran sobre la base de órdenes concretas emitidas por una autoridad identificable, mientras que un orden espontáneo es “increado” y carece de origen y de finalidad. El ejemplo paradigmático de orden espontáneo es la sociedad misma, siendo entendida ésta
como un entretejido de relaciones humanas en la que se integran un gran número de individuos. Para Hayek, espontáneo significa “no deliberado”, por no ser susceptible de conocimiento completo por parte de ningún observardor, dado que todo observador se encuentra inserto en el orden social y no hay modo de observar dicho orden social si no es introduciéndose en él. Por lo tanto, todo orden social tiene una complejidad mayor a la de las mentes de los individuos que lo integran, y es como queda dicho, “increado”,
porque es “insusceptible” de ser diseñado por una inteligencia que descansa sobre aquel mismo orden.

Podemos pensar entonces en un modelo interconectado de competidores (que son empresas de orden creado) que va tomando forma como guiado por una “mano invisible” con las características de un orden espontáneo para formar un sector industrial, que tiene una inteligencia de orden superior a la inteligencia de cada empresa que lo compone por separado, de la misma forma que una colmena tiene una inteligencia superior a la de una abeja, un hormiguero tiene una inteligencia superior a la de una hormiga y el cerebro humano tiene una inteligencia superior a la de una neurona. (También internet tiene una inteligencia superior a cada una de las computadoras conectadas a la red, pero es mejor no pensar en esto, ya que los resultados pueden ser escalofriantes como lo muestran películas como TERMINATOR, MATRIX y otras).

¿Podemos aproximarnos a esta inteligencia superior que organiza los mercados?

No hay comentarios:

Publicar un comentario