miércoles, 19 de junio de 2013

La naturaleza no pelea, simplemente, triunfa.



Todos hemos visto que después de una noche de lluvia en el bosque, el día amanece con varias formaciones de hongos bajo los árboles, armados en patrones que parecen caprichosos, pero que en realidad responden a un plan fractal perfectamente diseñado.

Hace falta lluvia, humedad, árboles... y ese patrón que espera, que no es otra cosa que uno de los tantos patrones que tiene la naturaleza en estado embrionario, esperando las condiciones adecuadas. Es el ADN de la naturaleza. La naturaleza no se equivoca. Todo lo que es por sí mismo, es la naturaleza. La naturaleza no pelea, simplemente, triunfa.

De la misma manera, un sector industrial en el que juegan varias empresas, puede verse como una serie de condiciones que esperan en estado embrionario hasta que una serie de "encuentros" y "transiciones de fase" lo excitan para que explote y cumpla su desarrollo y su misión.

 Ahí estamos, en la búsqueda de ese conjunto de patrones que explican la actividad entrepreneur, que tampoco se equivoca.

La pasión cotidiana de las flores




No hay comentarios:

Publicar un comentario