sábado, 17 de agosto de 2013

Las placas tectónicas de Thurow



Thurow desarrolla un modelo de cinco placas tectónicas que, al chocarse entre sí, están convulsionando a los mercados y provocando según sus palabras el “equilibrio interrumpido”.

En primer lugar, el fin del comunismo, un sistema que gobernaba a un tercio de la Humanidad y abarcaba una cuarta parte de la superficie terrestre. En segundo lugar, las industrias basadas en la capacidad intelectual del hombre, lo que afecta dramáticamente la generación de empleos. En tercer lugar, los cambios demográficos que nunca antes se habían visto, como el crecimiento de la edad promedio por falta de nacimientos, o el deseo de las mujeres de tener hijos a una edad más avanzada, o el crecimiento de las uniones de hecho y de las parejas jóvenes sin hijos (DINK) y su espectacular influencia en la generación de nuevos hogares, o el crecimiento dramático en las ciudades de los hogares unipersonales que afecta a prácticamente todas las industrias, o el crecimiento de los sectores ricos en países relativamente pobres. La lectura inteligente de los datos demográficos siempre trae sorpresas, pero en estos momentos, más que sorpresas, en algunos casos son verdaderas catástrofes en términos de planeación de marketing.


La cuarta placa tectónica de Thurow es la instalación definitiva de una economía global que transforma nuestras actividades en forma silenciosa, socavando lentamente lo que conocemos como economías nacionales, con todo lo que esto significa para la política y la distribución de poderes. Precisamente a eso se refiere la quinta y última placa, la ausencia de un poder económico, político y militar dominante, como lo fueron claramente el Reino Unido en el siglo XIX, o en el siglo XX los Estados Unidos de América.

La teoría del caos diría que estamos transitando por una “transición de fase”.


La evolución esta próxima a hacer un salto cuántico…


No hay comentarios:

Publicar un comentario