domingo, 25 de agosto de 2013

Los mercados se sustentan en la imperfección



La reflexividad no existe en las ciencias naturales, en las que la relación entre las explicaciones de los científicos y los fenómenos que intentan explicar discurre en una sola dirección.
Es muy simple: si un enunciado se corresponde con los hechos es verdadero, si no, es falso. De este modo los científicos de las ciencias naturales generan el conocimiento. Pero los seres pensantes que operan en los mercados, no pueden darse el lujo de tomar decisiones en base al conocimiento. Precisamente, los mercados se basan en el reconocimiento de que nuestra comprensión es imperfecta y nuestras acciones tienen consecuencias no buscadas, como la pobre mariposa que aleteaba en el Amazonas y fue responsable por cientos de muertos del ciclón en el Caribe.

Los seres pensantes que operan en los mercados, deben formular juicios acerca del futuro, y ese juicio va a influir enormemente en el resultado. Y este resultado, a su vez, refuerza o debilita el juicio del que partieron. Esta es la nueva batalla entre el tradicional reduccionismo newtoniano y la moderna teoría del caos. Los mercados se caracterizan por ascensos, descensos y descalabros disruptivos, y es sorprendente que la teoría económica continúe basándose en el concepto de equilibrio que niega la posibilidad de estos fenómenos, aún ante la evidencia que vivimos todos los días.



La insistencia en poner énfasis en las cuestiones externas a los sistemas, que es moneda común entre los pronosticadores lineales – todos los días escuchamos por radio, TV, diarios, que la “economía está muy mal” y que vamos hacia “una crisis total”, dicho por imbéciles que lo único que hacen es repetir como loros lo que les dijo un profesor igual de ignorante en la Facultad- se parece a los ingeniosos artilugios de esferas dentro de esferas y de “fuerzas divinas” que los astrónomos anteriores a Copérnico utilizaban para explicar la posición de los planetas en lugar de aceptar que la Tierra se mueve alrededor del Sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario