jueves, 22 de agosto de 2013

¿Qué es la complejidad?



La teoría del caos se sustenta en el concepto de “complejidad” que, para nuestras mentes educadas en la linealidad, sería un camino intermedio entre la certeza y la incertidumbre. Los “gurúes” de los mercados, que hablan de crisis y economía todas las mañanas augurando un futuro sombrío sobre la humanidad, hacen sus análisis y resuelven sus problemas eliminando las por ellos llamadas “variables irrelevantes” y aplicando las famosas “aproximaciones lineales”. La idea filosófica de la teoría del caos es que pequeñas variaciones en alguno de los componentes de un sistema, por más irrelevante que sea, pueden crecer en sucesivas iteraciones ocasionando una catástrofe.

Esto implica que los sistemas deben ser definidos cuidadosamente utilizando ecuaciones no-lineales y dándole participación a todas las variables que lo componen. El ejemplo tradicional para explicar esta cuestión es el así llamado “efecto mariposa”. Lorenz acuñó su famosa expresión “efecto mariposa” para poner de manifiesto a sensibilidad extrema que tienen los sistemas a las condiciones iniciales: el batir de alas de una mariposa en el Amazonas hoy, podría producir una pequeñísima alteración en el estado de la atmósfera, que si se amplificase duplicándose cada par de días, iría haciendo divergir cada vez más lo que sucede, respecto de lo que hubiera sucedido sin la mariposa, de modo que varias semanas más tarde aparecería un ciclón en el Caribe, que de no haber existido la mariposa en cuestión, nunca hubiera aparecido.




El modelo de Lorenz describe en forma cualitativa el proceso caótico en el que evoluciona el clima, y lo hace de manera muy similar a los modelos de muchas variables independientes. En la actualidad, los modelos de predicción meteorológica tienen alrededor de un millón de grados de libertad, y esto permite hacer pronósticos generales para regiones globales con una anticipación de hasta un mes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario