martes, 20 de agosto de 2013

Variables "irrelevantes"

Para interpretar estas cuestiones contemporáneas de los hombres y mujeres de negocios del nuevo milenio, mi reflexión es que el modelo tradicional de análisis quedo superado. Los científicos del siglo XX, y en nuestro caso, los teóricos del management y del marketing, se acostumbraron a trabajar con “variables irrelevantes” y con “aproximaciones lineales”.


Sin embargo, en la práctica, lo único que existe es la “no-linealidad”. Cuando la linealidad era suficiente para resolver las cuestiones de negocios, las variables irrelevantes podían considerarse irrelevantes. Pero la actual complejidad que proviene del choque de esas placas tectónicas de Thurow, o de los permanentes puntos de inflexión estratégica de Groove, exige que esas variables que antes despreciábamos por considerarlas irrelevantes, sean consideradas más respetuosamente. Precisamente el concepto de “complejidad” es la idea rectora de una moderna corriente de pensamiento científico conocida como la teoría del caos, que está comenzando a aplicarse exitosamente en el desarrollo de modelos para las ciencias sociales, entre las que se inscriben las disciplinas del management y el marketing.
El efecto de esta aplicación es transmisible, ya que cuando un actor en el escenario comienza a actuar con mayor precisión y otros lo siguen, los que no lo hacen quedan rápidamente fuera del negocio, como arrastrados por un tornado.


En los últimos treinta años, los científicos descubrieron que resultaba imposible describir los fenómenos naturales con la geometría que se vino estudiando en los últimos 2500 años, incluyendo obviamente los procesos económicos.

El reduccionismo newtoniano se fundamenta en la creencia de que el Universo está compuesto por partes que se pueden estudiar por separado. La nueva corriente científica del caos plantea, por el contrario, una interdependencia entre el observador y lo observado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario